Skip to main content

Música y Movimiento

Con la educación musical temprana conseguimos ampliar el abanico expresivo del niño, aumentando su seguridad emocional, su capacidad de comunicación y su confianza.
La actividad se centra en descubrir, experimentar y utilizar las propiedades sonoras del cuerpo y de los objetos del entorno. Se interpretarán canciones, ritmos sencillos y se desarrollará la coordinación de todo el cuerpo.
Las áreas de desarrollo incluyen: la capacidad de atención y de escucha, la memoria, el oído (mediante la discriminación sonora de las cualidades del sonido y de los instrumentos musicales), y la psicomotricidad.
Además, los niños aprenderán a utilizar instrumentos de pequeña percusión.

¡QUIERO SABER MÁS!